Seleccionar página

Todos los que amamos a los animales somos conscientes de que el conocimiento sobre las enfermedades y síntomas que pueden afectar a nuestros peludos es de vital importancia y por ello, en Pawi hemos recopilado en una lista, de forma resumida, las enfermedades infecciosas más comunes en los gatos.

Antes de empezar dejaremos claro que los diagnósticos siempre deben llevarse a cabo por un veterinario colegiado. Aun así, es bueno dominar algunos datos que nos ayuden a que no pase desapercibido el malestar de nuestro amigo y de esta forma, acudamos a tiempo al centro veterinario de confianza.

VIRUS DE INMUNO DEFICIENCIA FELINA (FIV)

 

  • Su transmisión se lleva a cabo por la mordedura de un gato infectado.
  • Causada por un Lentivirus que ataca al sistema inmune, hace que el gato contraiga infecciones y enfermedades menos importantes, pero en este caso fatales. También es posible que éste combata la infección y se haga inmune o simple portador sin que llegue a enfermar.
  • Sus síntomas pueden ser: estomatitis, diarrea, inapetencia, delgadez, fiebre, gingivitis, piel y pelaje en mal estado, abortos y problemas de fertilidad, deterioro mental e infecciones varias.

 

ANEMIA INFECCIOSA FELINA (AIF)

 

  • Se desconoce cómo se transmite exactamente, aunque se relaciona de forma evidente con las pulgas, sin saber a ciencia cierta el mecanismo. También se contemplan las mordeduras entre gatos como posible motivo, así como el contagio perinatal.
  • La causa el parasito Hemobartonella, el cual se adhiere a los glóbulos rojos y los destruye.
  • La sintomatología que presenta es: pérdida de apetito y de peso, somnolencia, debilidad, náuseas, decoloración de nariz, decoloración de lengua y/o encías, susceptibilidad a las bajas temperaturas, sangre en heces u orina, ritmo cardiaco irregular.

 

LEUCEMIA FELINA (VLFe)

 

  • Transmitida por contacto directo con animales portadores a través de la saliva, lagrimas y secreción nasal. Además, las gatas pueden contagiar a las crías durante el embarazo o la lactancia.
  • Causada por un Retrovirus, se convierte en responsable de numerosas complicaciones y enfermedades a veces letales como son problemas de riñón, leucopenia, anemia, infecciones diversas e incluso abortos.
  • Sus síntomas pueden aparecer después de mucho tiempo, siendo éstos: fiebre, falta de apetito, apatía, vómitos, diarrea, heridas en la piel, encías pálidas, boca o esclerótica amarillentas, inflamación de ganglios, problemas en el tracto respiratorio, enfermedades y complicaciones ya descritas en el punto anterior.

 

PANLEUCOPENIA FELINA

 

  • Se contagia mediante el contacto con las heces y cualquier líquido corporal. Extremadamente resistente al entorno, puede sobrevivir largos periodos. También puede transmitirse indirectamente a partir de objetos contaminados, el entorno e incluso la proximidad con alguien que haya estado con un individuo infectado.
  • Está provocada por un Parvovirus, el cual afecta al aparato digestivo.
  • Algunos de sus síntomas son: falta de apetito, vómitos, diarreas sangrantes y dolor abdominal.

 

PERITONITIS INFECCIOSA FELINA (PIF)

 

  • Está comprobado que la forma más común de transmisión es la ruta feco-oral, ya que el virus se elimina por las heces y los felinos se contagian al acicalarse o al comer. Suele darse en lugares con una gran cantidad de animales.
  • Producida por un Coronavirus Felino, raras veces causa problemas graves salvo alguna diarrea, aunque en ocasiones muta y provoca la PIF.
  • Estos son algunos de sus síntomas: fiebre, delgadez, inapetencia, letargia, inflamación en ojos o sistema nervioso (dificultad de visión y problemas de conducta) y problemas locomotrices.

 

Cabe reseñar que, aunque no existen vacunas para todas las enfermedades infecciosas, el tener al día el calendario de vacunas de nuestro gato, junto con unas condiciones de vida óptimas, harán que las probabilidades de que aparezca alguna complicación sean mínimas.

No olvidemos también la importancia de la castración, la cual la tratamos anteriormente en el artículo “El celo en los gatos”, ya que esto reducirá las probabilidades de que nuestros amigos se escapen y lo que ello conlleva.

 

NOTA: La información expuesta en este artículo es a título informativo y se recomienda que cualquier diagnostico sea dado por un veterinario colegia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Share This